Mitos nacionales: El pasado “libre” de Venezuela

Juntas
Juntas Independentistas conformadas por la élite hispanoamericana. Destitución de Vicente Emparan

La historia de Venezuela ha pasado por grandes cambios desde la fundación de la República. Con el paso del tiempo, los distintos caudillos de turno y los dirigentes de la democracia, han contribuido a tergiversarla, de manera consciente o producto de su ignorancia.

Existe una deformación en la conciencia histórica del venezolano. Cualquiera puede examinar la historia nacional y darse cuenta que lo que aprendió del país fue que los militares, y principalmente entre ellos Simón Bolívar, han sido los máximos héroes de la República. El resto suelen ser considerados una serie de tiranuelos de segunda y civiles que no han logrado estar a la altura de las glorias independentistas.

La denominada IV República (1958-1998) es el ejemplo más claro y cercano. AD y COPEI, partidos civiles de una democracia, se robaban todo; aquello resume ese periodo de la historia nacional. La deformación de la conciencia histórica en Venezuela es un problema que hunde sus raíces en la génesis misma de nuestra sociedad e identidad nacional.

Lo que actualmente es la sociedad venezolana republicana, desde sus orígenes y en su formación hasta la independencia, fue monárquica. Sus habitantes eran españoles de Venezuela, tuvieron un Rey y una serie de instituciones propias de la Monarquía. Además  estuvieron relativamente satisfechos con ese régimen al igual que gran parte de lo que eventualmente se convirtió en Latinoamérica.

Fue apenas un pequeño grupo de letrados e intelectuales que le costó convencer a sus compatriotas, a costa de una guerra sangrienta, quienes iniciaron una verdadera labor de reingeniería social para transformar al súbdito en ciudadano. La guerra de independencia fue también una guerra civil entre hermanos con diferentes concepciones. Muchos próceres de la independencia insistieron en que se debía luchar por la independencia con el fin de recuperar nuestra “libertad”.

¿Cuál libertad? Venezuela nunca fue un pueblo libre, nunca se conoció algo así como los personajes de la independencia la concibieron. Lo que existió fue un doble proceso de colonización. Primero de los blancos peninsulares hacia los blancos criollos y luego de estos últimos hacia todos los estamentos inferiores a ellos, estando los mantuanos (la élite) en la cúspide del poder colonial americano.

¿Es vergonzoso asumir esta realidad? ¿Cuál es el problema de reconocer la condición primaria de monárquicos? Los líderes independentistas intentaron inculcar al resto de la sociedad colonial un mensaje de lucha contra los “eternos opresores” con el objetivo de alcanzar la libertad y por ende el fin del dominio español representado por la monarquía. Había que ganar respaldo popular y convencer a los distintos sectores de la sociedad.

La independencia fue un proceso muy complejo. No debe estudiarse bajo la maniquea óptica de malos/buenos. Incluso entre tantas proclamas de independencia, cuando se restituyó la monarquía en la América hispana (1814-1818), la paz en la región fue significativa, dejando al margen evidentemente las maniobras sin éxito de aquellos que se denominaban patriotas. Ello evidencia la tranquilidad y sosiego de la sociedad venezolana por el restablecimiento del orden monárquico o, al menos, de algún orden.

Los venezolanos fueron orgullosamente fieles al rey; luego dieron un valiente aunque temerario paso hacia una forma de sociedad más libre e igual. Proceso inconcluso, que continúa en desarrollo hacia la realización definitiva de los ideales democráticos y republicanos. Asumir el pasado monárquico del país implica, al menos, revertir parte de la tergiversación histórica a la que ha estado sujeta la conciencia histórica del venezolano. De esta manera se podrán desechar argumentos patrioteros absurdos como aquellos que señalan que, antes de la llegada de los españoles, Venezuela era libre. La independencia solo llegó entonces para recuperar aquella perdida libertad y acabar con la corrupta cultura europea.

Las presentes reflexiones son solo parte de un ejercicio para el estudio crítico, no solamente de la historia de Venezuela, sino de cualquier país latinoamericano. El objetivo es despojarnos de muchos mitos sobre quiénes somos y reexaminar las “verdades” que informan la identidad nacional o latinoamericana.

Como se podrán imaginar este tema abre muchas aristas interesantes sobre nuestro pasado republicano.

Fernando VII. Rey de España. Pintura de Francisco de Goya.

Marcus Golding is a first year from Venezuela in the MALAS program at Georgetown with a concentration in history. 

Advertisements

One thought on “Mitos nacionales: El pasado “libre” de Venezuela

  1. Este artículo me parece realmente muy interesante, porque aún siendo mexicana he sabido poco o nada de la historia de Venezuela, con excepción de lo referente a Simón Bolívar !
    En cuanto a las similitudes que el autor menciona con otros países latinoamericanos, estoy absolutamente de acuerdo, las figuras militares siempre se han promovido como las más importantes.
    Y en todos nuestros países se ha manipulado la historia para darla a conocer con el perfil que más favorezca a los gobernantes.
    Pero, esto ha sucedido a través de toda la historia de la humanidad, desde los tiempos antiguos siempre se han difundido los triunfos nunca las derrotas.
    Muchas felicidades, me gustó mucho leerlo y, me interesará continuar leyendo sus futuros ensayos.

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s